NUESTRO HOGAR EN EL COSMOS

¿Cómo se originaron las estrellas y los planetas?

Nuestro lugar en el espacioMás allá de la magnetosfera terrestre se encuentra el espacio interplanetario. Este espacio está lleno de viento solar: campos de olas electromagnéticas y duchas de partículas irradiando desde el Sol, en el centro de nuestro sistema planetario.
 
Los científicos del sistema solar quieren saber cómo trabaja el Sol: ¿qué clase de actividades magnéticas ocurren? ¿Cómo son calefaccionadas las partículas altamente cargadas y dispersas en poderosos pulsos? ¿Qué transformaciones energéticas resultan en el calentamiento de la corona solar y emisión de viento solar? Los investigadores además mantienen un ojo en la influencia del Sol sobre la Tierra: investigan las maneras en que el Sol afecta los sistemas de comunicación y navegación en la Tierra, así como su impacto a largo plazo en los cambios climáticos.

Estudiar el Sol también implica adquirir conocimiento sobre los planetas, sus atmósferas y lunas, y descubrir cómo se formaron y desarrollaron. La historia del sistema solar y los planetas puede obtenerse, entre otras cosas, de los cometas y meteoritos.

Un requisito previo para responder estas preguntas, además del uso de telescopios terrestres de gran alcance, es la exploración espacial. Investigadores de la Sociedad Max Planck están involucrados en muchos de estos proyectos alrededor del mundo, incluyendo las exitosas misiones como Expreso Marte o los telescopios de ESO.

Energía directamente desde la fuente

Llamaradas de solEl Sol tiene alrededor de 4,6 billones de años, es una gigantesca bola de gas con un diámetro de casi 1,4 millones de kilómetros. Necesitaríamos 1.300.000 Tierras para llenar ese volumen. La temperatura en el interior del Sol alcanza alrededor de 15 millones de grados, con una increíble presión 300 mil millones de veces mayor a la presión del aire en la Tierra. En contraste, las capas de gas exteriores poseen sólo una temperatura cercana a los 5.500 grados. La energía es generada por la conversión del hidrógeno en helio: un gramo de hidrógeno genera 180.000 KWh. Casi 6 mil millones de toneladas de hidrógeno son convertidas por segundo en el núcleo del Sol, lo que significa que el Sol pierde alrededor de 4 millones de toneladas de masa. Tras un periodo de 10 mil millones de años esto significaría una pérdida de sólo un 0,1 por ciento de la masa solar.

Formación y desarrollo – Polvo solar

Un visitante de otra estrella aterrizó en la Tierra montando un meteorito. Su composición química nos dice que el viejo núcleo de carburo de silicio de 4,57 mil millones de años no se originó en nuestro sistema solar. Aunque pueda decirse lo mismo sobre cualquiera de los llamados elementos pesados en la Tierra, como el hierro, las partículas de polvo pre-solar nos dicen más que los átomos de hierro. Cuando son analizados, revelan la historia de distintos tipos de exposición a la radiación y muestran signos de las fluctuaciones de temperatura de las que hayan sido objeto.

Copyright Links
Max Planck Institute for Chemistry
European Southern Observatory

El clima del Sol y el Espacio – Las llamaradas del Sol

El Sol es un reactor de fusión enorme: cada segundo, transforma 6 mil toneladas de materia en radiación pura. De vez en cuando, emite plasma que es relativamente frío – sólo 60 mil grados Kelvin. Estas emisiones forman a menudo un arco alrededor del campo magnético del Sol, elevándose hacia el Espacio a una distancia de varias decenas más que el diámetro de la Tierra. Una parte abandona el Sol y se dispersa a través del sistema planetario. Astrofísicos del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar están tratando de entender los procesos que dan lugar a estas explosiones de energía. ¿Cómo es la corona debajo de la superficie solar que se calienta a más de un millón de grados Kelvin? ¿Cómo es el complejo campo magnético del sol? ¿Qué rayos produce?

Copyright Links
Solar and Heliospheric Observatory (SOHO)

Planetas, lunas y meteoritos – Rodajas finas de meteoritos

Rodajas finas de meteoritosA través de esta “ventana de iglesia”, los químicos del cosmos pueden mirar hacia atrás en la historia del sistema solar: muestra delgadas rebanadas de meteoritos sobre luz polarizada. Los meteoritos generalmente son producidos por pequeños planetas situados entre Júpiter y Marte. En esta región del sistema solar, la fuerza de atracción gravitatoria de Júpiter lo hace un simple gran planeta inestable. En cambio, la construcción de bloques original en los planetas puede aún ser encontrada -  decenas de miles de centímetros – hasta kilómetros de cuerpos de tamaño. En sus desechos, los químicos del cosmos pueden ver el material primordial del sistema solar: ellos encuentran, por ejemplo, gránulos de piedra (cóndrulos) anteriores a la formación de la Tierra. Los meteoritos también documentan la historia del cuerpo del cual se originaron: la modificación de su estructura como los aumentos de temperatura. Así, se desprende de los gránulos, por ejemplo, si un meteorito se re-cristalizó a más de 900 grados o se fundió a más de 1.200 grados.

Copyright Links
Max Planck Institute for Chemistry, Mainz

 

+info (pdf en inglés y alemán)

 

<< Estación anterior

Siguiente estación >>